Una de las cosas que más nos gustan a los hombres cuando queremos conquistar a una mujer es que nos digan las cosas que estamos haciendo bien. No hay imagen de amor para hombres más significativa que la de una mujer enamorada que nos mire fijamente a los ojos. Y es que en ellos se pueden leer los sentimientos que siente quien está delante de nosotros.

Por eso, si estás buscando el modo más efectivo de conquistar al hombre que quieres, o de mantener viva al llama del amor durante mucho tiempo, no dejes de mirarle a los ojos. Puede que pienses que los chicos no sentimos lo mismo que vosotras cuando nos miráis, pero aunque puede ser verdad que no se nos nota tanto, sobre todo a algunos, no permanecemos impasibles. Por el cuerpo nos recorre el mismo hormigueo que sentís vosotras cuando os miramos, esas ganas de besar y de disfrutar del amor que muy pocas veces se reflejan en las imagenes de amor para hombres, pero que incluso los más duros en apariencia están intentando reprimir cuando la mujer de su vida los mira de ese modo.

imagen de amor para hombres ojos

La mirada de una mujer es un arma muy poderosa. Ningún hombre en su sano juicio es capaz de resistirse a unos ojos brillantes y llenos de amor que le miran fijamente. Es una magia así de cautivadora cuando esos ojos son propiedad de la mujer de sus sueños, cuando es la persona con la que queremos pasar el resto de nuestras vidas. Los ojos que queremos ver junto a los nuestros cuando los abrimos, y los que ver cerrarse por la noche como si fuesen dos tesoros en sus cofres.

Eso si. Hay algo que tampoco podemos soportar los hombres por mucho que lo pretendamos. Por lo menos quienes realmente son hombres. Y es ver los ojos de una mujer empapados en lágrimas.

imagen de amor para hombres tristes

Solo hay una ocasión en la que las lágrimas en los ojos de una mujer nos parece la imagen de amor para hombres más bonita del mundo. Cuando las lágrimas son de alegría. Pero si este no es el caso, aunque no hayamos sido nosotros quienes hemos provocado esas lágrimas, el alma se desmorona por dentro y no podemos aguantarlo.

Porque nos han enseñado que los hombres no lloramos. Pero aunque no se nos vean las lágrimas, no quiere decir que no lloremos. Solo que los hacemos con nuestros pensamientos.